martes, 7 de febrero de 2012


El bachillerato de Wert

La propuesta del ministro de Educación, José Ignacio Wert, de concluir la ESO en tercero y añadir un curso a bachillerato y a FP, y pese a ello, mantener la escolaridad obligatoria a los 16, es más una ocurrencia que una reflexión medianamente meditada. El alumnado deberá cursar primero de bachillerato o de FP aunque luego no desee continuar ni con el primero ni con el segundo. Hace unos días, me comentó una excolega de profesión –ex, porque he sido yo maestro- que se hacía cruces del anuncio.

Hete aquí los motivos: con el sistema actual, los estudiantes de la ESO pueden obtener el título y, bajo el amparo de la ley, trabajar a partir de los 16 (si hubiera faena, se entiende). Con este mismo modelo, sin embargo, ya hay alumnos que no acaban la ESO y optan por ir a trabajar –al paro, quería decir- cuando cumplen la edad legal, con independencia del curso en el que estén. ¿Imaginan ustedes cómo es el día a día de algunos profesores y estudiantes en una clase donde hay alumnos que esperan a cumplir los 16 años para abandonar la ESO? ¿Imaginan la consiguiente repercusión negativa para quienes desean aprovechar los estudios? Pues ahora imaginen clases de primero de bachillerato y de FP ideadas por Wert.

En estas coexistirán –que no convivirán- alumnos que quieren aprovechar FP o bachillerato con alumnos que sólo deseaban obtener el título de la Secundaria obligatoria –sin ir más allá- y con aquellos que ni si quiera anhelaban lo anterior. Estos dos últimos grupos deberán esperar hasta que cumplan la edad legal para poder trabajar –sean meses, un curso o un año-, en una etapa educativa que –y ellos lo saben- de antemano nadie les obliga a superar. Ahora, por lo menos, todo el alumnado de la ESO tiene el aliciente del título. Espero que en la propuesta del ministro haya más de globo sonda que de ocurrencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada